Skip to main content
ES-RiotortoES-Riotorto AMARIÑAXA

La Feira do Ferro de Riotorto tendrá que seguir esperando

Por 3 Abril, 2021Abril 4th, 2021Sin comentarios

La Asociación para la Promoción Social dos Ferreiros no podrá organizar un año más su tradicional festejo, un hecho que tendrá consecuencias para el oficio.

La pandemia está azotando a todos los sectores culturales y tradicionales dejando sin actos de promoción a la artesanía gallega. La Feira do Ferro que se celebra en Riotorto desde el año 2007 en el mes de abril es un grande encuentro que suene contar demostraciones en vivo, música y mercado, pero no podrá organizarse tampoco este año.

Esta iniciativa de la Asociación para la Promoción Social dos Ferreiros es uno de los pilares clave de su economía, pero la situación sanitaria se imponen por encima de todos los aspectos. El presidente de la entidad y herrero de profesión, José Mario Cabo, explica que cuándo tomaron la decisión “no tuvimos demasiada dificultad para decidirlo, ya venimos que nuevamente no se podía celebrar”. El hecho de que no se organice de nuevo la feria “repercute para el pueblo en general, porque tiene muchísimo auge, ven mucha gente. Trabajamos muchos meses para construir cada edición y no solo para el pueblo tendrá consecuencias económicas, sino también para la gente que viene a poner sus puestos, igual se juntan 160 y se vende mucho. Se van a notar pérdidas graves”.

Para los herreros de la Asociación también repercutirá negativamente por otra parte, ya que “nosotros ponemos también nuestros productos, pero a la vez tenemos que hacer las demostraciones y enseñamos así nuestro trabajo, perdemos esa divulgación del oficio que es muy necesaria. La Feira do Ferro salió de cuatro amigos que en 2006 comenzamos a pensar en cómo promover la profesión. Supone muchísimo trabajo pero estoy contento de hacer ese esfuerzo”.

En la actualidad en la zona de Riotorto hay aproximadamente una docena de personas haciendo piezas de hierro, pero su situación no es sencilla. “Se sigue consumiendo mucho hierro, se siguen demandando piezas para lo monte y para las plantaciones, además de utensilios sencillos para las casas, pero comparado con hace años va descendiendo. En todos los sitios una herramienta manual hace falta, el sector de las herramientas es necesario, pero la artesanía no puede competir con los precios de las fábricas”.

El proceso manual que hacen los herreros es mucho más laborioso y costoso, por lo que se encuentran con una problemática, “existe uno circulo vicioso en el campo, la gente que demanda las herramientas también tiene problemas para vender su producción, como a leche o los productos de huerta. Es una cadena, si esos precios están bajos nos tenemos que bajarlos para que puedan acceder a las herramientas. Si no hay dinero se mueve todo con dificultad. Se encuentran un cuchillo por dos euros lo compran, pero luego también ven que la calidad no es a misma”.

Esta complicada situación empeoró aún más con la pandemia, “ yo llevo unos meses parado por enfermedad, pero mis colegas me llaman y me cuentan que no hay nada de trabajo. Estamos notando mucho la prohibición de desplazarse entre autonomías. Á Mariña venía mucha gente de Asturias y de más lugares a comprar herramientas”, cuenta José María. Las dificultades que está viviendo la profesión pone en tenerla de juicio que “la tendencia es que dentro de unos años esto se acabará porque pienso que dentro de unos años habrá pocos herreros o incluso ninguno. Necesitamos apoyo económico, se tendría que buscar la manera de cómo sustentar el oficio para que había continuado, porque se no resulta rentable, tienes que cerrar”.

Por el momento por parte de la Asociación no se podrán hacer muchas promociones dada la situación, pero su presidente cuenta que Riotorto tiene una grande oportunidad para darlos a conocer, “me los podría tener repercusión mediante la Ruta de los Hierros, un paseo muy bonito por la orilla del río que cuenta con un bosque autóctono que podría convertirse en un atractivo para el pueblo. Habría que mejorarla y explotarla más para que fuera una ruta de referencia que había llamado la gente a venir a Riotorto y también a conocer nuestro oficio, pero ahora mismo eso también es complicado”.