Skip to main content
O Valadouro

Entrevista: “El teatro es un trabajo duro que exige que seamos fuertes”

Por 30 Maio, 2021Sin comentarios

Manuel Lourenzo, nacido en Ferreira de O Valadouro, es un actor, dramaturgo, director teatral, traductor, y dinamizador de diferentes iniciativas teatrales, además de ser galardonado recientemente con el premio de Honra de los Maestro Mateo.

Desde cuando se dedica al teatro?

Yo hice teatro ya desde muy niño en el Valadouro. Recuerdo que el primero que hice fue a cantar en una zarzuela y después en el colegio de las monjas una obra la cual teníamos muy poco ensayada. Pero marché de O Valadouro a los 13 años para estudiar el bachillerato en A Coruña.

Como fueron esos tiempos en A Coruña?

Los primeros años en A Coruña yo estuve interno, es decir, salía los domingo a dar un paseo nada más. A pesar de todo comencé a tener amistades y a saber cosas, y ya pasado un tiempo comencé a aprovechar los domingos de una manera más libre para ir a sitios y conocer más mundo. Después me fui fuera, estuve dos años en Alemania y aproveché para aprender muchas cosas respeto al teatro, a la ópera, el ballet, todo sobre las artes escénicas. Y ya al regresar ya me dispuse de una manera más concreta a dedicarme a lo que me gustaba verdaderamente, el teatro.

Como comenzó entonces?

Como era muy díficil ya que no había escuela aquí, comencé por mi cuenta a trabajar con Pancho Pillado y sobre todo en el teatro gallego, es decir, que por una parte yo quería hacer teatro porque lo que me interesaba era a acción escénica y todas las cosas que se podían plantear fuera de un escenario, en un lugar que no necesitara ser espacio teatral ni estar cerrado.

Arriba, Lourenzo recogiendo el premio Maestro Mateo y, abajo, en el papel de Terito en la serie Fariña

Entonces me dediqué por una parte al estudio de la historia más o menos desconocida del teatro gallego anterior mi época y ya después investigué cosas por mi cuenta. Pero el caso es que hicimos muchas publicaciones en los cuadernos de la Escuela Dramatica Gallega y en revistas de muchos lugares.

Tenían sitio para ensayar o mostrar sus obras en A Coruña?

Sí, compramos un bajo muy grande y lo convertimos en un teatro. No era extraordinario, pero era cómodo y tenía sitio para unas 50 personas. Venían grupos teatrales de toda España sobre todo del País Vasco y todas las semanas había obras con las que disfrutar. También actuó el grupo uruguayo, Él Galpón de Montevideo, una institución teatral en su país.

Estuvo en grupos teatrales?

Me moví bastante con el Teatro Circo, un grupo independiente, y también conocimos mucho teatro peninsular y tuvimos mucho contacto con grupos portugueses lo cual fue una experiencia excelente.

Aprendió otras maneras de trabajar?

Sí, por ejemplo en A Coruña me metí en la Coral Polifónica Hojas Nuevas y con su Maestro Mir Félix aprendí música, armonio, etc. Fue un excelente profesor. Y también en Follas Novas habían contratado a una directora de danza que era extraordinaria.

Cuenta con numerosas obras, alguna que recuerde con especial cariño?

Las que llevamos al festival de Sitges que eran más bien obras de gran formato como Edipo rey en 1983 u obras de Shakespeare, versiones de clásicos pero con un lenguaje contemporáneo pero respetando absolutamente la temática.

Trabajó y aprendió con Pepe Estruch, no?

Sí, algunos fuimos alumnos de Pepe Estruch, que era el profesor que más sabía y además tenía un don para transmitir todo, y lo que querías era que no pasara el tiempo porque aprendías mucho. Además llegamos a tenerlo como un amigo y también venía a nuestro teatro. El legado que recogí de él fue: inventar el espacio y el tiempo cuando se hace teatro en el momento propio de ensayar, porque el espacio no es una cosa real es una entelequia y entonces se lo inventas ya es tuyo y por lo tanto es un temor menos a la hora de actuar; y con el tiempo paso igual, si lo inventas y ves el que te conviene para esa acción, y entre lo que tú sabes y lo que te dice el director, ya tienes el trabajo medio hecho.

Fueron dos personajes audiovisuales los que le dieron una inmensa popularidad entre el público: el pescador Melgacho, en la serie Mareas Vivas y Vicente Otero, Terito, en la serie Fariña. Como recuerda estos momentos?

Manuel Lourenzo representando a Melgacho en la serie Mareas vivas y, algunas de sus obras

Me llamaron varias veces y me negué otras tantas, pero el director de Mareas Vivas me llamó para hacer el papel de Melgacho y le dije que no por trabajo en nuestro teatro. Me llamó una segunda y el mismo, y la tercera le dije que sí. El último papel que hice en televisión fue lo de Terito en Fariña. Y fueron dos personajes que recuerdo con cariño.

Entonces teatro o television, que prefiere?

Teatro siempre. La televisión y el cine me gusta mucho sobre todo porque se complementan muy bien ya que son más precisas o preparadas. Pero yo prefiero el teatro, un lugar chao y libre, sin decorados, en el que lo que importa es el espacio y el tiempo y tener a los espectadores al alrededor.

Durante su carrera cosechó numerosos premios?

Tengo bastantes premios literarios y teatrales en mis costas, y este año recibí el Premio de Honor Fernando Rey nos Maestro Mateo, un homenaje a toda mi carrera. También cuento con el Premio Nacional de Literatura Dramática concedido en 1997, el Premio de Honra Marisa Soto que lo recibí en 1998, un Pedrón de Ouro, un Otero Pedrayo, un Maruxa Villanueva… Es además son profesor Honoris Causa por la ESAD y Socio de Honra de la Asociación de Escritores en Lengua Galega. Pero el mejor premio para un dramaturgo es ver su propia obra en el palco.

Como está el teatro en Galicia?

No sé como está exactamente, pero habría que echar un vistazo a Vigo, donde hay una escuela de teatro muy buena que cuenta con bastantes medios aunque nunca son suficientes, y también habría que ver que sale de ahí y que hacen estos chicos después de finalizar la carrera.

Como pasó la pandemia?

Estuve en A Coruña todo el tiempo pero no encerrado en la casa ya que tenía trabajo que hacer. Salía por las mañanas a pasear y despejar la mente para después escribir y hacer correcciones de obras que están para publicarse.

Como ve la pandemia con las artes teatrales?

Pues habrá una influecia muy negativa créelo yo. Porque en esta época coinciden muchas cosas como las restricciones o los aparatos tecnológicos. Pero mientras haya una ocasión para que la política reserve algo de dinero, rápidamente desaparecen las cosas menos potentes, y el teatro ya sabemos que anda de un lado para otro y es una de las primeras zocas que caen. Pero el tema de la cultura aquí en Galicia es muy peligroso pues siempre está en las mismas manos, políticamente hablando. Por ejemplo yo veo que el Centro Dramático Galego no tiene dinero suficiente para sobrevivir, y dame angustia.

Las personas que se dedican al teatro que lo piensen muy seriamente porque es un trabajo duro y lo que tienes enfrente siempre es la negativa, la oposición…. pero es un trabajo que exige que me los sea fuertes para defender el nuestro, que es hacer teatro, cine, televisión, todo lo que signifiquen las artes escénicas.